“Descubreamérica”

Más de 500 años después… en la memoria de nuestro continente americano

Los otros viajes de Colón julio 11, 2007

Filed under: Los Viajes de Colón — Rodrigo Alvarez @ 2:52 pm

 Segundo viaje de Colón

 Tras arribar a España y entrevistarse con los Reyes Católicos, Colón recibió el encargo de realizar una segunda expedición. Esta vez no serían tres naves, sino 17 las que cruzarían el Atlántico en busca de las islas descubiertas en el viaje anterior. Se embarcaron alrededor de 1.200 personas, incluyendo los hijos de Colón, Diego y Hernando.
El zarpe se efectuó desde Cádiz el 25 de septiembre de 1493, arribando las embarcaciones a la Española en noviembre. Allí el Almirante había dejado un grupo de hombres, pero de ellos sólo encontró sus restos, al igual que los de la construcción que habían levantado.

En esta oportunidad, Colón decidió fundar una ciudad, denominada Isabela en homenaje a la Reina de Castilla. Pronto empezaron a presentarse algunos problemas. El oro no se encontraba en grandes cantidades y surgieron las quejas de los colonos, por lo que Colón se vio obligado a enviar algunas naves a España para solicitar refuerzos. Dejó a su hermano Diego como Gobernador y partió hacia Jamaica y luego a Cuba. Una vez que retornó a la Isabela, se enteró de que un grupo de españoles había protagonizado una revuelta y que los indígenas, agobiados por los trabajos que los colonos les obligaban a realizar, se habían sublevado. Algunos de los colonos lograron partir a España, donde acusaron al Almirante de abusos administrativos.

Los Reyes enviaron a Juan de Aguado a supervigilar el gobierno. Este funcionario no se entendió con Colón y decidió regresar, pero sus naves naufragaron y, curiosamente, terminó cooperando con el Almirante en la fundación de la ciudad de Santo Domingo.

Colón regresó a España en 1496 y justificó sus actuaciones ante los Reyes.

 Tercer viaje de Colón

El tercer viaje de Colón se inició a fines de mayo de 1498 en San Lúcar de Barrameda. Esta expedición fue la que descubrió, el 1 de agosto de ese año, la desembocadura del río Orinoco, es decir, llegó hasta el mismo continente americano. Un mes después, Colón arribó a la Española donde nuevamente le esperaban algunos problemas. Los colonos se habían vuelto a sublevar y acusaban a sus familiares de apoderarse del oro que habían conseguido. Estas acusaciones también llegaron a España, donde los Reyes decidieron enviar un Juez Pesquisador, Francisco de Bobadilla, para averiguar lo que realmente ocurría.

Bobadilla remitió al Almirante a la Península encadenado y en calidad de detenido (octubre de 1500); nuevamente Colón justificó su conducta y consiguió su libertad.

Cuarto Viaje de Colón

Colón inició una nueva expedición, pero esta vez se le prohibió recalar en la Española para evitar nuevos conflictos (1502). El Almirante recorrió la Martinica y las Antillas Menores, y a raíz de algunas reparaciones que era necesario realizar en las embarcaciones, se vio obligado a recalar en la Española. El nuevo Gobernador, Nicolás de Ovando, no le permitió desembarcar, por lo que debió seguir hasta Costa Rica para luego enfilar hacia la costa de Veragua.

El Almirante ya no tenía la salud de la que gozaba en 1492. Estaba afectado por la gota, enfermedad que lo obligaba a permanecer en cama. Recaló en Jamaica y mandó pedir provisiones a la Española. Tras siete meses de espera, sólo recibió algunos toneles de vino y un poco de carne salada. En agosto de 1504 decidió viajar a aquella isla, donde fue bien recibido, pero no se le reconocieron su autoridad ni sus privilegios. Al mes siguiente partió hacia España, arribando en noviembre de 1504.